fbpx

¡ÚNETE AL VIAJE! 10% de descuento en la primera compra.

Menta, ¡qué fresca!

Índice de temas:

¿Qué es la planta de menta?

Parte de la familia Lamiaceae junto con las igualmente famosas hermanas Melissa, Lavanda, Salvia y otras, el género Mentha incluye numerosas especies sujetas a fuertes fenómenos de hibridación. Usted también puede haber encontrado menta en maceta completamente diferente a la que recogió en el jardín de su abuela. Es una planta que crece espontáneamente a lo largo de caminos, cunetas y en ambientes húmedos hasta los 1600 m, pero también se cultivan numerosas variedades.

Está muy extendida en las zonas templadas de Europa, de donde es originaria, y en las regiones de la cuenca mediterránea. Es una planta herbácea perenne de olor característico e intenso; las flores tienen forma de corola, de color violeta, rosa o blanco y las hojas varían ligeramente de una especie a otra. Mentha arvensis o rural, Mentha longifolia o silvestre, menta de agua o menta romana, son solo algunas de las variedades presentes en nuestro país, cada una caracterizada por un grado de aroma diferente.

Particularmente relevante es el Menta, un híbrido creado espontáneamente a partir de la unión entre M viridis Y M. acuática, descubierto en el siglo XVII en Inglaterra y bautizado Menta. De origen europeo, hoy en día es cultivada y apreciada en todo el mundo; es rico en enzimas y flavonoides, y debe la mayor parte de sus propiedades beneficiosas y aromáticas al mentol.

¿De dónde viene la menta?

Una leyenda griega sobre el origen de la menta cuenta que la ninfa Minta, amada por Plutón, fue transformada por Proserpina, enfadada por la traición de su marido, en una pequeña planta, para que cualquiera pudiera pisotearla. Plutón, para consolar a su amada, le dio un perfume agradable y fragante para que pudiera ser apreciada por los hombres. En la antigua Grecia la planta se usaba en los ritos funerarios, pero también para curar la indigestión. En cambio, parece que en la Europa medieval la menta se combinaba con vinagre y se usaba como enjuague bucal para refrescar el aliento; ambos usos, como sabemos, se mantuvieron y perfeccionaron a lo largo de los siglos, gracias a la posibilidad de extraer mentol y otros extractos de la planta muy fresca. Desde la higiene dental hasta el bienestar del sistema digestivo, la menta tiene cada vez más éxito gracias a los dulces, los chicles, las mentas, los dentífricos y las tisanas.

¿La menta es buena para ti?

La planta de menta, en sus múltiples variedades, tiene un fuerte poder antiséptico y digestivo y, si se aplica en solución sobre la piel, tiene un poder tónico y astringente. Su infusión también es un calmante para la tos y útil contra la inflamación oral y respiratoria. En grandes dosis, la menta tiene efectos excitantes y aparentemente afrodisíacos.

Varios estudios sobre la bioactividad de la menta también parecen indicar importantes actividades antimicrobianas y antivirales, antioxidantes y antialergénicas de la planta, así como propiedades relajantes sobre el sistema gastrointestinal y propiedades analgésicas sobre el sistema nervioso central y periférico.

¿Cómo se usa la menta?

Quizás no hace falta decir que las hojas de menta se pueden usar para dar sabor a ensaladas, salsas, bebidas, jugos, jarabes y licores.

Para estos fines, sin embargo, la hierbabuena es menos adecuada, ya que su sabor es muy marcado. Para disfrutar al máximo de todo su aroma, se utiliza en té de menta, refrescante y digestivo, o mejor aún en infusión. Es por eso que en Wilden.herbals hemos elegido incluir esta variedad dentro de la nuestra. Remedio no. 3 – Digestivos, una tisana de sabor fresco y ligero para apreciar después de cada comida, que favorece la digestión y concilia un correcto ciclo intestinal. Las hojas infusionadas liberan todos los aromas y esencias con un característico sabor mentolado, favoreciendo una correcta digestión y dejando una agradable sensación de frescor.

La menta se puede usar para preparar un jarabe herbáceo para sus cócteles de verano favoritos: simplemente triture ligeramente 40 g de albahaca y hojas de menta en una cacerola, agregue 150 g de azúcar y 235 ml de agua. Una vez que el azúcar se haya disuelto por completo a fuego medio, déjalo enfriar, cuela las hojas y guarda el almíbar en el refrigerador, ¡será perfecto para un buen Mojito revisitado!

Curiosidad por la menta

  • Para extraer de forma suave pero eficaz los aceites esenciales de la menta y en general de las plantas de la misma familia, el secreto está en frotar las hojas sin romperlas, para que los “pelos” de la superficie suelten los aceites sin dispersar la clorofila. Por eso, al preparar tu Mint Julep, ¡tienes que “golpear” las hojas y no aplastarlas!
  • El nombre del género (Mentha) proviene del latín mentha “lengua”, o de mens “mente”, porque se creía que su infusión fortalecía la memoria.
  • En el norte de África, se agrega menta al té para combatir el agotamiento por calor. El té de menta es generalmente muy popular en el mundo árabe donde no se consume alcohol.
  • Los caramelos de menta provocan una sensación de frescor inmediata porque el mentol estimula los receptores del frío en la nariz.

Bibliografía

  • McKay, DL y Blumberg, JB (2006). Una revisión de la bioactividad y los posibles beneficios para la salud del té de menta (Mentha piperita L.). Investigación en fitoterapia: una revista internacional dedicada a la evaluación farmacológica y toxicológica de derivados de productos naturales, 20(8), 619-633.
  • https://www.eater.com/sponsored/10709952/a-brief-history-of-mint-from-air-freshener-to-breath-freshener
  • Bulgarelli, Gilberto y Sergio Flamigni. Guía Práctica de Plantas Medicinales. Hopeli, 2011.
0